En Clínica Basilea, desde el inicio de la pandemia por COVID 19 implementamos un dispositivo de videollamadas para favorecer el contacto entre pacientes y familiares, dadas las restricciones en las visitas presenciales.

Desde el área de Terapia Ocupacional, incorporamos esta intervención que, hasta el momento, no era parte de las ya conocidas. Esto implicó el armado y sostén del mismo, delinear un encuadre y objetivos de las mismas y desarrollar estrategias de comunicación para enfrentar situaciones familiares complejas que se fueron presentando. Esto trajo diversos cuestionamientos acerca del rol de TO en dicho programa, la incumbencia o no de la profesión para con el mismo y la necesidad de revisar y supervisar la práctica a diario.
Fruto de este recorrido es el siguiente escrito que intenta instalar la discusión al interior de la profesión, promoviendo una mirada crítica sobre nuestras prácticas desde una perspectiva de cuidado humanizado en las instituciones de salud.

Autoras: Lic. Ana Cafferata y Lic. María Belén Roldan